En la publicación anterior dimos unas pinceladas de qué eran las ramas de la magia, cuáles eran y con qué estilos de batalla podemos relacionarlos. Bien, hoy empezaremos a explicaros, de forma más detallada, estos estilos y ramas para que podáis entender sus motivaciones y, a la hora de elegirlo, tengáis una idea clara de lo que conllevan.

Iniciaremos esta nueva etapa con el Guardián, que es aquel Mago de Batalla que sigue la senda de la Luz, la rama mágica que potencia los hechizos centrados en la curación.

Sus aliados pueden permitirse el lujo de profundizar en sus habilidades en otras ramas y de especializar sus hechizos y estrategias gracias al apoyo de los Guardianes. Pocos de estos aliados sabrían gestionar la responsabilidad que recae sobre los hombros del Guardián.

Tomar decisiones a vida o muerte durante el fragor de la batalla no es su único cometido, pueden colaborar atacando a distancia y saber cuándo hacerlo es solo una más de las difíciles decisiones que deben tomar en cada momento.

Hay muchos momentos dentro de la historia de CodedArena donde los Guardianes han sido muy importantes dentro de las batallas. El Imperio Queriam jamás podría haber llegado a dominar Arena sin la ayuda de Guardianes competentes entre sus filas, manteniendo sus imparables campañas a lo largo de inmensos territorios del continente. Y, aunque la Orden Azurea perdió el año 343 tras la Hecatombe en su lucha por recuperar las cuevas del Círculo, nadie en el Archipiélago Nimbio dudó nunca de los Guardianes azureos que apoyaron la ofensiva, cumplieron con su deber. En cambio, por otro lado, al Círculo le hubiese venido muy bien tenerlos como apoyo desde la retaguardia durante la rebelión de la Jauría.

Son muchas las anécdotas que rodean a los Guardianes, algunas de ellas más épicas que otras. Pero no os quedéis solo con esto, pronto vendrán más estilos y más ramas de la magia, esto aún no ha acabado.