La vida nos ha cambiado tras el inicio de la pandemia, y la necesidad de mantener la distancia nos ha forzado a recurrir a la tecnología en muchos más ámbitos de nuestro día a día. La educación es uno de los sectores que más se ha visto de repente en la necesidad de implantar la tecnología en su actividad, y en muchos casos el momento ha obligado a afrontarlo sin una estrategia clara.

Pero superado el parche inicial para salir del paso, Telefónica Empresas ofrece ahora una solución integral para acompañar a los centros en todo este camino hacia una nueva cultura educativa.

Una nueva metodología

La digitalización en la educación es mucho más que impartir clases online y cambiar las herramientas. Se trata de aplicar una nueva metodología y cultura educativa a través de contenidos y recursos digitales, que propicia alumnos más activos con su educación así como un cambio en el rol del profesor.

El colegio Nuestra Señora del Recuerdo es un ejemplo de centro que ha integrado esta nueva metodología. El director de Innovación, David Pérez, destaca la multitud de ventajas que ha aportado a su proyecto educativo. Para empezar, el cambio en el papel del profesor: "Ha cambiado de ser el único que sabe toda la materia, a alguien que participa en el aprendizaje de la misma". En su opinión, "las herramientas digitales aumentan la creatividad del alumno y del profesor".

Otro centro que conoce de cerca la experiencia con lo digital es el Colegio Bristol. Desde la dirección explican que la tecnología ha sumado herramientas al profesor "que hasta ahora eran impensables".

Cierto es, apuntan, que la generación actual es "nativa digital", y demanda contenidos digitales: "El alumno, para la comprensión de la asignatura, pide vídeos, pide esquemas interactivos, páginas web; un montón de programas, en general, que para ellos son normales".

Nuevos espacios de aprendizaje

Esta nueva cultura educativa transita por nuevos espacios de aprendizaje. El aula híbrida, por ejemplo, ofrece un espacio en el que se combina el entorno virtual con el aula física de toda la vida. Estos nuevos espacios, abiertos y modulares, potencian la creatividad y la imaginación y se adaptan con flexibilidad a las diferentes situaciones que puedan darse en el aula o en el espacio virtual.

Lo explica Belén Espejo, consultora de educación en Telefónica Empresas: "Dotamos de tecnología esas aulas tradicionales con cámaras, con equipos de grabación, con equipo de sonido…" El objetivo es que haya alumnos de manera presencial en el aula, pero también otros conectados, pero que los de fuera puedan interactuar con el profesor "como si estuvieran en la misma aula", mediante herramientas de colaboración.

Los cambios no siempre tienen que ser sinónimo de incertidumbre, sobre todo cuando tienes un plan definido de principio a fin del proceso. Y eso se nota en la experiencia posterior, como explica el director del Colegio Bristol: "No hemos notado jamás un rechazo".

Una tecnología segura

La digitalización implica tener en cuenta todas las aristas del proceso: buena conectividad, equipos digitales, herramientas de colaboración y gestión educativa. Y todo ello, importante, debe abordarse en un entorno de seguridad.

Para lograrlo, Telefónica Empresas asesora y acompaña a los centros en su digitalización:

"No basta con entregar tecnología, hay que cambiar la manera de aprender y de enseñar", apunta Espejo. Para ello, explica esta consultora, "acompañamos desde el principio hasta el final, ayudamos a nuestros clientes porque no todos parten de la misma madurez digital".

Empezando por la conectividad, importante para garantizar la calidad de las comunicaciones. También los dispositivos y accesorios: PCs, tabletas, auriculares, pizarras digitales… Además, Telefónica se ocupa de la gestión y el mantenimiento postventa de estos dispositivos y ofrece una financiación flexible.

Otra de las muchas ventajas de esta digitalización integral es que permite tener contenidos de diferentes editoriales, además de los propios. Todo ello se comparte en plataformas de gestión educativa y de colaboración que igualmente aporta Telefónica Empresas. La seguridad cierra el círculo de todo el proceso: los centros cuentan con una protección avanzada integral, que pasa por herramientas para proteger la navegación, los dispositivos o el correo electrónico, entre otros ámbitos.

En resumen, el camino hacia lo digital es una realidad que ya está presente en la educación, y su adecuada integración puede hacer de cada clase una experiencia satisfactoria. La tecnología ha venido para quedarse, y es ya una aliada del alumno y el profesor.

Vía: https://www.lasexta.com/noticias/ciencia-tecnologia