Nos adentramos en la parte más oscura de las ramas de la magia, la más difícil de describir. Hablamos, ni más ni menos que de los Nexomantes.

Ellos acogen todos aquellos hechizos y poderes mágicos capaces de alterar las leyes que rigen Arena, afectando tanto a la vida como a la materia. Este estilo de batalla fue descubierta a través de los portales y, cómo se supo posteriormente, esta rama mágica permite al Nexomante sabotear las estrategias del rival.

La Oscuridad les permite ganar a los rivales alterando completamente sus estrategias. Un equipo que cuente con un Nexomante entre sus filas obligará a sus enemigos a enfrentarse a tácticas inesperadas. Aunque siempre han existido Nexomantes en el territorio Arena, su origen es tan remoto que, hasta hace relativamente poco, no se conocía la procedencia y la naturaleza de los poderes que utilizaban. A lo largo de la historia esta rama de la magia ha sido ocultada y prohibida, ya que nadie sabía realmente su alcance.

Ese poder y estilo de batalla, que llegó a ser proscrito durante el Imperio de Queriam, ha resurgido en la actualidad gracias a la actividad entre planos de la Orden de Galvan. Los Nexomantes se encargan de recuperar aquellos hechizos prohibidos en el pasado mientras descubren nuevas formas de transgredir las leyes físicas y el equilibrio vital del continente Arena.

A pesar de que el resto de las órdenes lo han intentado, ninguna puede negar en la actualidad su potencial de combate y su fuerza dentro de los estilos de batalla.