La aldea. Ahí estaba de nuevo.

«Pero esta vez es diferente. Lo veo todo diferente —murmuró Zarhea, mientras se adentraba en la calle principal—.»

Se sabía el nombre de todos los habitantes. En una aldea tan pequeña, lo raro hubiese sido no saberlos. Sin embargo, esta vez era distinto.

Revisaba uno a uno a sus vecinos, amigos, familiares, y los sentía. Sabía su nombre mientras los inspeccionaba, y percibía sus intenciones.

Ahí estaba Lihara, tan amable como siempre. Sabía que era una amiga, una aliada fiel cuando jugaban de pequeñas a luchas de magos con los otros críos de la aldea.

Y a su lado estaban Ervamp y Trotauri, valientes escuderos en el campo de batalla que era la plaza de la aldea cada día, ya hace mucho tiempo. Aliados.

Zarhea no tuvo que girarse demasiado para advertir, más allá de un pozo del agua, cómo Baaly le miraba con desprecio desde la distancia.

«Rival, adversaria —pensó inmediatamente Zarhea—.»

Su relación con Baaly nunca había sido buena. Es muy posible que dos caracteres tan parecidos, siempre tratando de ser las referencias y guías del resto, fuese demasiado para una aldea tan pequeña. Dos gallos en un gallinero. En este caso, dos niñas. Ahora dos jóvenes, pero la misma rivalidad.

—Tal y como hemos leído en el Codex Arcano, el segundo Fragmento Arcano te permite saber quién es aliado, y quién adversario.

¡Zarhea se sobresaltó! Tan absorta en sus pensamientos, tras la invocación del Segundo Fragmento, que se había olvidado de su susurrante.

«Cierto. Veo quienes están de mi lado, y quienes no»

—Algo muy útil, Zarhea, tanto en la vida como en los acontecimientos que vas a vivir a partir de ahora.

«... a partir de ahora...»

De vuelta a la aldea, Zarhea había estado reflexionando sobre los siguientes pasos a dar. Se había establecido un vínculo entre un susurrante y ella, y tenía la oportunidad de cambiar de vida. De mejorar. De evolucionar.

La idea le daba al mismo tiempo alegría y tristeza. Ya lo meditaría más adelante.

Quería recordar el momento en el cual su susurrante le había transmitido el segundo Fragmento.

Correr antes que andar

«¡Hora de probar más Fragmentos! —gritó Zarhea, exultante tras el nuevo rumbo que había tomado su vida—.»

—Uhmmmm... Averiguas el nombre de un muñeco de prácticas, ¿y ya quieres correr como un Kyalush de batalla? ¿Has escuchado alguna vez eso de "Antes de correr, hay que aprender a caminar, y antes de caminar, hay que aprender a gatear"?

¡Bah, ya estábamos otra vez con la paciencia y el cuidado! ¡Había experimentado La Palabra! ¡Había hecho magia! ¿Quién querría tener paciencia?

A lo lejos vislumbró una silueta. Ardía en deseos de volver a experimentar la sensación de averiguar su nombre. ¡De sentir la magia de nuevo!

Y se lanzó a la carrera.

Con el primer Fragmento en su mente, Zarhea se aproximó velozmente hacia la zona donde había visto aquella silueta, en la lejanía. Su mente estaba nublada, henchida de poder, desbocada como un Kyalush cargando hacia los vyrons que salían de algún nexo.

Y entonces lo percibió. El nombre de la silueta. Alto y claro en su mente.

«Hiena»

Tenía problemas. Zarhea lo sabía. Un acorazado y peligroso problema.

El segundo Fragmento

Se paró en seco. Más tarde no conseguía recordar cómo lo hizo. Paró en seco su veloz carrera y se resguardó tras una roca.

Si había suerte, la hiena no la habría visto, ni escuchado, ni olido. Ni ella, ni las otras hienas que habría cerca de esta.

Muchas coincidencias al mismo tiempo.

Su carrera no fue lo único que se había parado. También lo había hecho su corazón. Era curioso, porque tras la salvaje carrera que había realizado, debería estar latiendo con fuerza. Pero la locura que había cometido, yendo sin pensar hacia aquel peligro, y el instinto de supervivencia, había hecho que entrase casi en un estado total de parálisis.

Su cuerpo trataba de mimetizarse con el entorno. Como había aprendido a hacer muchas otras veces, cerca de la aldea.

—Correr antes que andar. ¿Qué tal la experiencia?

«No estoy ahora para sermones —le reprochó Zarhea a su susurrante—.»

—La hiena está durmiendo. Has tenido suerte. No te ha visto, no te ha escuchado, y por el momento no ha olido tu presencia. Y está sola. Curioso, ¿no crees?

«Que mi corazón casi se haya parado, y esté todavía viva, sí que es curioso —contestó mentalmente, paralizada tras la roca—.»

—Supongo que el segundo Fragmento habría sido muy útil en estas circunstancias.

Aliados o rivales. Ayuda o peligro. Entender qué intenciones tienen aquellos que te rodean determinará tu éxito. O tu fracaso.
Este Fragmento Arcano te permitirá saber quién es el primer aliado que tienes a la vista, o el primer rival.
Para saber quién es el primer aliado:

target = None

for mob in mobs:
    if mob.name != self.name and mob.team_id == self.team_id:
        target = mob
        break

Para saber quién es el primer rival:

target = None

for mob in mobs:
    if mob.name != self.name and mob.team_id != self.team_id:
        target = mob
        break

Recuerda, theter. En los detalles está la victoria. O la derrota.

Probando el segundo Fragmento

—Te transmito el segundo Fragmento, Zarhea.

Unos instantes después, de nuevo aquella sensación. Cálida, musical, embriagadora.

El entorno no había cambiado. Sin embargo, al mirar a la silueta recostada en el suelo que era la hiena, una certeza se materializó en su mente:

«Rival, peligro

—Sí, y si hubieses tenido paciencia, lo habrías averiguado desde una distancia más segura.

«Otra lección aprendida, por las malas. Tengo que empezar a cambiar mi actitud —meditó Zarhea—. Si es que quiero sobrevivir con la magia, claro.»


La aventura continua

La impaciencia de Zarhea casi hace que tenga un encuentro muy desagradable con una hiena. Haber esperado que su susurrante le transmitiese el segundo Fragmento le habría ahorrado un susto de muerte. O casi de muerte.

¿Habrá aprendido esta vez la lección, y cambiará su actitud impulsiva e impaciente?

Sigue las aventuras de Zarhea en el Continente Arena.

Próximo capítulo: "El Codex Arcano IV: Pasando a la acción".


Si os ha gustado este artículo y queréis saber qué es CodedArena, no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

También podéis seguirnos en nuestras redes sociales:

https://twitter.com/codedarena
https://instagram.com/codedarena
https://www.youtube.com/channel/CodedArena
https://facebook.com/codedarena